Un imponente despliegue policial se desarrolló este viernes en el allanamiento a un edificio ubicado en Emilio Lamarca y Avellaneda, en el barrio porteño de Floresta, en busca de un joven argentino de 25 años con supuestos vínculos con la organización islamista Hezbollah, primo de los dos hermanos detenidos un día antes en otro domicilio de la calle Chivilcoy al 400, a solo cuatro cuadras de distancia

El procedimiento fue pedido por Alberto Santa Marina, juez federal de Lomas de Zamora, en una investigación que se mantiene bajo secreto de sumario. El magistrado  pidió secuestrar cualquier elemento militar o balístico, sean armas, chalecos o municiones, así como banderas, manuales y folletos de propaganda de cualquier organización paramilitar. A su vez, ordenó detener prima facie a cualquier persona vinculada al hecho que se investiga.

Efectivos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), con apoyo de la Gendarmería Nacional, rodearon desde las seis de la mañana la entrada a la propiedad de H.A.H, un joven argentino de 25 años de origen libanés que supuestamente vive en el tercer piso del edificio de Lamarca 405. La puerta estaba abarrotada de gendarmes, mientras que los uniformados de la PSA inspeccionaban el interior del departamento.

En la vereda, decenas de familiares, amigos y vecinos de los jóvenes acusados se manifestaron indignados al considerar que se trata de “una persecución a toda la comunidad musulmana” y que carece de fundamentos. Una mujer de 86 años, fue retirada del domicilio durante el procedimiento.

DsKJfW8UcAUlYPY

“Nos están acusando por portación de origen. En este barrio conviven todas las religiones sin problemas. Es increíble que esté pasando esto”, se quejaba este viernes por la mañana Yamila, prima de los acusados, en diálogo con Contratapa.

Las sospechas de la Justicia sobre H.A.H, quien de acuerdo a su familia se dedicó a la venta de artículos de limpieza y actualmente está desempleado, se originaron a partir de una denuncia anónima que tomó la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentina (DAIA), y se basarían en una serie de viajes a la República del Líbano y otros países de Oriente Medio, y un supuesto vínculo con los dos hermanos detenidos el jueves, a quienes se les secuestraron una serie de armas y municiones.  

allanamiento-5-1024x576

De acuerdo a los testimonios de los familiares, el armamento incautado, entre los que se encontraban una Mauser calibre 7.65 con mira telescópica; una escopeta calibre 16; dos revólveres calibre 38 largo y una pistola Bersa calibre 22, eran “una herencia del bisabuelo de los chicos, que solía ir a cazar a La Pampa” y son muy antiguas.

Además, recordaron que Hezbollah es un partido legal en el Líbano, donde cuenta con buena parte de los legisladores en el Parlamento.

DsKHvXLWsAEEShz

“Lo único que logran con todo esto que están haciendo es generar pánico en la sociedad, y a la vez atacar y desprestigiar a toda nuestra comunidad. Nosotros no le hacemos mal a nadie, queremos hacer valer nuestros derechos como argentinos y como musulmanes. Queremos que se esclarezca esto, porque después nadie va a pedir perdón por el daño que nos causan”, agregó Yamila.

Algunos familiares afirman que los procedimientos por supuestos vínculos con el terrorismo internacional tienen que ver con la proximidad del G-20. Para un tío de H.A.H, Galeb Moussa, “el Gobierno necesita crear un relato”. 

“Están ensañados con nuestra comunidad”, sostuvo el hombre que además es periodista y analista de política internacional.

Por la tarde, en una conferencia de prensa realizada en la sede de la Federación de Entidades Árabes de Argentina, el abogado de los jóvenes detenidos de la calle Chivilcoy, Ismael Jalil, anunció que presentará una denuncia “contra el Estado nacional, por persecución” a la comunidad islámica “en función de su forma de pensar, origen, religión”.

DsJ5uyGWkAElbGv

Parece que ir a visitar familia al Líbano es un delito. ¿Pero qué pasa si un ciudadano de origen italiano viaja a la tierra de sus ancestros? ¿Acaso no puede hacerlo? Esta es una hipótesis de conflicto investida por la cercanía de la cumbre del G-20. El Gobierno Argentino se comporta como un esclavo con látigo al servicio de los Estados Unidos”, sostuvo Jalil.

 

DEJÁ TU COMENTARIO