El gobierno de Mauricio Macri admitió la semana pasada, en medio de una violenta corrida cambiaria que hizo temblar la economía, que este año la caída del PBI iba a ser cercana al 2%, que la inflación rondaría el 42% y que la pobreza subiría al menos cinco puntos. En resumen, la Argentina está sumida en una grave crisis. Y ya no son únicamente las pymes las que se ven afectadas por la caída en el consumo y las políticas aplicadas por Cambiemos. El turno ahora fue para una tradicional empresa que está atravesando el peor momento en mucho tiempo. Se trata de la reconocida heladería Freddo, que debido a la caída en sus ventas, se vio obligada entre varias cosas, a cerrar su fábrica de producción y a buscar un nuevo modelo de negocio para subsistir.

A través de un comunicado, la empresa, que pertenece al grupo Pegasus (propiedad del ex vicejefe de Gabinete, Mario Quintana), anunció el cierre de su planta ubicada en el barrio porteño de Balvanera y adelantó que los locales de venta al público permanecerán abiertos, ya que la empresa pretende tercerizar la fabricación del producto y franquiciar todas sus sucursales.

Los empleados advierten que puede haber más de 70 despidos y negocian una indemnización del 200 por ciento. En Freddo trabajan 287 personas, de las cuales 60 estaban empleadas en la fábrica que cerró sus puertas. Desde el gremio de pasteleros, dijeron que el objetivo de los dueños es “cambiar empleados caros por más baratos”.

“Esta reconversión del negocio, de un sistema de locales propios a otro que incluya franquicias, busca potenciar a empresarios, pymes y emprendedores, sin afectar la cantidad de gente que trabaja en la marca Freddo. Freddo, a través de su red de franquiciados, facilitará la reinserción laboral de los colaboradores que quieran seguir con la marca”, afirmó, por su parte, la heladería.

Esta crisis ya se anunciaba el año pasado. En noviembre de 2017, la compañía despidió a 25 trabajadores y congeló salarios. “Acá ya se está aplicando la reforma laboral. La plata no nos alcanza. Yo no pude pagar más el alquiler y me tuve que ir a vivir a la casa de mi mamá”, explicó la delegada Viviana Godoy en aquel momento.

DEJÁ TU COMENTARIO