La nueva serie de HBO basada en la novela homónima de Gillian Flynn y creada por Marti Noxon, tiene como protagonista a Amy Adams y a su director, el canadiense Jean-Marc Vallée, en un thriller psicológico que recorre la investigación policial y periodística del asesinato de dos adolescentes en Wind Gap, un pueblo perdido de Missouri que se caracteriza por la matanza de cerdos pero no huele podrido por eso y los terribles asesinatos que acontecieron, sino por todo lo que oculta.

02

Camille Preaker (Amy Adams) vuelve su pueblo natal para hacer una investigación y escribir una crónica periodística pero el brutal asesinato de dos adolescentes de la edad de su hermanastra Amma (Eliza Scanlen) parecen ser sólo un macguffin que deja entrever algo mucho más sórdido y subterráneo: el pasado de la protagonista. Porque pasado y presente conviven en la diégesis de esta terrible historia, por momentos es difícil separar los dos tiempos, haciéndola cada vez más compleja.

Con su estilo inconfundible, el director de Wild (2014) y Big Little Lies (2017) –ambas reseñadas en este sitio- repite fórmula, mujeres protagonistas con un pasado que las abruma y en el que sus cuerpos fueron marcados para siempre y de la peor manera: Jane Chapman (Shailene Woodley) de Big Little Lies, ha sido violada por el mismo hombre que golpea a su esposa Celeste Wright (Nicole Kidman) dejándole moretones que ni el maquillaje puede disimular. La Cheryl (Reese Witherspoon) de Wild se inyecta con heroína que consigue a cambio de tener sexo con hombres que no la respetan porque ni ella puede hacerlo. En Sharp Objects, Camille Parker se “corta”, desde adolescente se auto lesiona para liberar el dolor bajo su piel ayudado por cualquier objeto filoso que esté a su alcance, porque ya nada, ni siquiera el alcohol puede calmar tanta oscuridad en su interior.

 

Otro tema que parece unir a las tres producciones es la relación entre madre e hija, y en la que la serie de HBO se lleva todos los premios por llevarla al extremo. Camille y Adora (Patricia Clarkson), madre e hija establecen un vínculo hiriente atravesado por la muerte de la hermana menor de Camille. La madre culpa a la oveja negra de la familia de todo lo malo que sucede en la casa victoriana, en el pueblo y en su propia vida, porque si bien Camille se fue hace años de Wind Gap, se llevó todos los demonios marcados a fuego en cada inscripción de su cuerpo.

Sharp Objects emite su último capítulo el 26 de agosto y por lo que se vio hasta el momento sólo podemos augurar “el horror”.

03

DEJÁ TU COMENTARIO