La polémica se desató al conocerse la intención del club Boca Juniors en adquirir a Lucas Olaza, lateral izquierdo de Talleres de Córdoba. ¿El convenio colectivo de futbolistas permite la incorporación del uruguayo a Boca? Según Sergio Marchi, Secretario General de Futbolistas Agremiados, la operación es lícita.

La cesión del defensor Uruguayo, que se realizó el lunes pasado, es por un año y con una opción de compra de 5 millones de dólares

La necesidad de Boca por un lateral izquierdo surge de la lesión de ligamentos cruzados que sufrió el colombiano, Frank Fabra, previo al mundial de Rusia y que lo tendrá fuera de las canchas durante al menos 3 meses más. Sin embargo, el reglamento prohíbe a los equipos de fútbol tener más de seis futbolistas extranjeros dentro del plantel, algo que está ocurriendo en Boca a partir de la transacción de Olaza.

“Artículo 31º. CUPO DE EXTRANJEROS:

La AFA y FAA convienen lo siguiente:

Los clubes directa e indirectamente afiliados a la AFA, que militan en las Categorías “Primera A”, “Primera B Nacional” y “Primera B”, podrán celebrar y registrar contratos hasta un máximo de cuatro (4) futbolistas extranjeros por cada club.”

El año pasado se modificó el artículo 71 para ampliar el límite de jugadores extranjeros de 4 a 6. Fue un acuerdo entre la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y Futbolista Agremiados (FAA). El acuerdo fue a medida de los intereses del equipo que preside Daniel Angelici. En dicho mercado de pases, Boca incorporó al uruguayo, Naithan Nández y al colombiano Edwin Cardona, llenando el cupo de extranjeros en su plantel.

“La Asociación del Fútbol Argentino llegó a un acuerdo con Futbolistas Argentinos Agremiados para modificar el artículo 31 del convenio colectivo de trabajo 557/09.

De tal manera, los clubes que participen de la Superliga (Primera A) podrán celebrar y registrar contratos hasta un máximo de seis (6) jugadores extranjeros por cada club, de los cuales solo cinco (5) estarán habilitados para suscribir planilla en cada partido oficial. En el resto de las categorías profesionales seguirá vigente la normativa actual.

Asimismo, se estableció que los futbolistas extranjeros que fueran cedidos de manera temporaria por los clubes que militan en todas las categorías profesionales a un club del extranjero por un plazo no inferior a una temporada, no ocuparán cupo para el club cedente, siempre y cuando se establezca en una cláusula que no habrá reintegro anticipado. A tal efecto, el club cedente solamente podrá registrar contrato con un nuevo futbolista extranjero por un plazo que no exceda el lapso de la cesión temporaria.

Por último, los jugadores extranjeros mayores de 18 años que estuviesen actuando por un plazo ininterrumpido y en un mismo club de 30 meses, no serán considerados a los efectos del cupo.”

Boca defendió su postura invocando el articulo 10 del Convenio Colectivo del Jugador Profesional.

“Artículo 10°. Número de futbolistas contratados: Cada club tiene derecho a tener contratado el número de futbolistas profesionales que desee, sin limitación. Si por enfermedad, lesiones o suspensiones el futbolista debiera permanecer inactivo por un lapso mayor de cuatro (4) meses, el club podrá contratar a otro en su reemplazo, sin dejar de cumplir por ello con las obligaciones contraídas con aquél.”

A pesar de no ser parte interviniente ni mediar conflicto por reclamos de afiliados hizo su aparición pública, en todos los canales deportivos e informativos y a toda hora, el Secretario General del Gremio de Futbolistas, Sergio Marchi. Con un discurso desafiante y combativo, se trenzó con varios periodistas deportivos. Su postura sobre el tema fue contundente: la llegada de Olaza a Boca es valida y legitima. 

 “Fabra tiene una lesión grave. Está previsto en el artículo 10 que puede ser reemplazado en tanto y en cuanto el club cumpla con todas las obligaciones que emanan del contrato y de la Ley de Contrato de Trabajo. Encuadra claramente porque Fabra se ha roto los cruzados y va a tener una no prestación de servicios por más de 4 meses. Esta situación ha ocurrido muchas veces: Meza llegó a Independiente por la lesión de “Torito“ Rodríguez. Claramente el artículo 10 no distingue entre futbolista extranjero y nacional”, dijo Marchi al programa Pelota Redonda de Fox Sports. Sin embargo, lo que omitió Marchi, una y otra vez, es que los antecedentes mencionados eran de jugadores nacionales y no de extranjeros.
En el programa 90 minutos de Fútbol, defendió la incorporación de Olaza a Boca con un argumento insólito en relación al rol que ocupa cómo dirigente del gremio.

“El problema de Boca empieza cuando Fabra se recupere (de su lesión) y empiece a jugar, ahí empieza el problema. Pero ahora no está el problema porque Fabra no es elegible, no puede jugar, no presta servicios. Cuando se recupere tendrá que liberar un cupo. Lo que importa es tratar de que la norma no sea perversa”.

thumbnail_dani y mauri
Si Fabra no presta servicios para Boca ¿para quien presta servicios? Antes de sacar conclusiones, analicemos el razonamiento de Marchi. La lesión de Frank Fabra es de 4 a 6 meses aproximadamente (ya casi pasaron 2 meses). Una posibilidad sería que el jugador colombiano se recupere de su lesión cuando la temporada se encuentre en pleno desarrollo y el mercado de pases este cerrado. Otra alternativa sería que Fabra se resienta en su lesión y se recupere cuando el mercado de pases también este cerrado. En estos escenarios, más o menos posibles, Boca quedaría con 7 jugadores extranjeros elegibles en su plantel, que presten servicios, aptos para jugar y sin posibilidad de transferir a ninguno. Ante esta situación, Boca debería rescindir el contrato de algún jugador extranjero, es decir despedirlo, algo que el propio Marchi sugirió en una de las entrevistas. Si esto ocurriera la norma en aplicación -efectivamente- se transforma en perversa. Tan perverso como un dirigente gremial proponiendo el despido de un trabajador extranjero.

Marchi clarifica

”Alguien puede decir bueno, pero hay registrados más de seis contratos, pero hay otros clubes que tienen registrados más de seis contratos y esos contratos están cedidos al exterior por ende no prestan servicio y por ende el cupo queda suspendido. Cuando arrancó la regla  6/5 (6 jugadores extranjeros en el plantel y 5 que pueden jugar) Racing prestó a Patiño para generar un cupo adicional para traer a otro futbolista extranjero. Si lo presta a nivel interno (fútbol local) ocupa cupo por una cuestión deportiva, si vos prestas un futbolista al exterior, la prestación de servicio queda suspendida porque está jugando en otra liga y el cupo se anula para ser reemplazado por otro. Sino planteas estas cuestiones que tienen razonabilidad y equilibrio, la norma hasta se transforma en perversa y caprichosa”, insistió Marchi en la entrevista con Pelota Redonda, sin darse cuenta el sincericidio en el que había caído.

En su discurso, Marchi, enumera alguno de los requisitos necesarios para liberar un cupo-. Afirma que una cesión al exterior libera cupo, pero un préstamo a nivel local no. Eso mismo dice el acuerdo entre AFA y FAA celebrado el año pasado en función de modificar el artículo 31 del Convenio del Futbolista Profesional:

Los futbolistas extranjeros que fueran cedidos de manera temporaria por los clubes que militan en todas las categorías profesionales a un club del extranjero por un plazo no inferior a una temporada, no ocuparán cupo para el club cedente, siempre y cuando se establezca en una cláusula que no habrá reintegro anticipado. A tal efecto, el club cedente solamente podrá registrar contrato con un nuevo futbolista extranjero por un plazo que no exceda el lapso de la cesión temporaria”.

Fin de la polémica. La única forma de liberar un cupo es mediante una cesión a una liga de otro país. Fabra no está cedido al exterior y aunque no estuviese prestando servicios en Boca (algo que es controvertido) por estar lesionado, el tiempo de la recuperación es muy inferior al tiempo que estará cedido Olaza en Boca, siendo que la norma plantea que el club cedente solamente podrá registrar contrato con un nuevo futbolista extranjero por un plazo que no exceda el lapso de la cesión temporaria. La norma no solo no prevé la contingencia de las lesiones, sino que además estipula un lapso de tiempo y una interrelación entre las cesiones de prestaciones de servicio (Fabra y Olaza). Boca no cumple con ninguno de los dos requisitos.

A partir de esta contratación ilegal, Boca saca ventaja deportiva y patrimonial en relación al resto de equipos. Deportiva ya que ficha un futbolista extranjero de un nivel similar al que tiene el lesionado, sin la urgente necesidad de vender a otro extranjero, y económica porque en caso de que el uruguayo le gane el puesto al colombiano, Boca todavía tendrá la posibilidad de vender a Fabra a un precio muy superior del que lo haría en este momento por su condición de lesionado, o cómo diría Marchi, por su no prestación de servicios.

¿Quien es Marchi?

Estudié en los 70, años bravos… Participé en las manifestaciones que se hicieron en La Plata por el boleto estudiantil. Era un pendejo idealista. En plena dictadura, durante una marcha, fuimos a la Plaza San Martín y nos cagaron a trompadas. Terminé escondido en el baño de mujeres de un bar, paralizado por el pánico. Llegué a mi casa y mi vieja casi me mata. ¡Me mandó a la casa de mi abuelo por las dudas…!”

Sergio Marchi se formó y debutó en primera división en Gimnasia de La Plata. Luego de enfrentamientos con la dirigencia del lobo fue transferido a San Lorenzo donde integró el mítico equipo de los Camboyanos. En esta etapa le dio desarrollo a su actividad gremial: “No teníamos donde entrenar, no nos pagaban, practicábamos de noche, nos duchábamos con agua mineral…”, declaró Marchi en una entrevista de Revista El Gráfico sobre aquella época. También jugó en Platense, Unión de Santa Fe, Sarmiento de Junín, Almirante Brown y Querétaro de México.

Marchi quedó al frente de Futbolistas Argentinos Agremiados a fines de 2006, cuando renunció a la conducción del sindicato Jorge Domínguez, ex jugador de Boca en la década del ochenta. Domínguez dejó su cargo enemistado con Marchi, a quien criticó por mantener una relación muy cercana con el histórico presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, Julio Humberto Grondona, fallecido en julio de 2014, tras 35 años en el poder del fútbol argentino.

Según dejó trascender Domínguez, Marchi conspiró contra una huelga que los futbolistas habían decidido luego ser víctimas de agresiones de barras e hinchas en las canchas. En ese año, 2006, hubo cinco personas que fallecieron a causa de la violencia entre e intra barras, 33 partidos suspendidos y aprietes de barras a jugadores en entrenamientos y concentraciones.

En la víspera del clásico entre San Lorenzo y Racing de aquel torneo apertura 2006, las hinchadas de ambos equipos se manifestaron mediante piquetes a los ómnibus que trasladaba a los jugadores al grito de: “sin visitantes no se juega”. Domínguez convocó a la huelga pero Grondona lo evito mediante amenazas de quita de puntos y haciendo intervenir en el conflicto a Sergio Marchi para que persuada a los jugadores de no realizar la medida de fuerza.

Con amigos como Marchi ¿para qué tener enemigos?

En octubre de 2014, Marchi apoyó una huelga que realizaron los jugadores de Colón de Santa Fé por una deuda que tenía la dirigencia Sabalera con sus futbolistas. El titular del gremio garantizó a los jugadores que en caso de no presentarse a jugar contra Atlético de Rafaela, en aquella fecha 16 del torneo inicial, el partido sería reprogramado, algo que nunca sucedió.

Lo que Marchi no supo o no quiso caracterizar era la interna que se estaba desatando en ese momento entre Germán Lerche, Presidente de Colón de Santa Fé y Julio Humberto Grondona a causa de que el ex presidente Sabalero quería pasar de ser ladero de Grondona a conducción en AFA, promoviendo el grondonismo sin Grondona que se encarnaría en su figura.

La AFA le dio por perdido el partido a Colón y le sumó tres puntos a Rafaela,  gracias a los que se mantuvo en la máxima categoría del fútbol argentino. En el transcurso de ese torneo, al sabalero se le impuso una quita de 6 puntos por por una deuda en el pase de Juan Carlos Falcón a un club de México. Esta quita de puntos determinó el descenso del club santafesino al Nacional B y la renuncia del aventurero Lerche a la presidencia de Colón.

Luego de que el conflicto de los jugadores santafesinos terminará en fracaso, el gremio brilló por su ausencia. Ni las muertes de los futbolistas de ascenso Emanuel Ortega, Maximiliano Gil y Cristian Gómez, en 2015, a causa de la falta de colchonetas de seguridad y ambulancias en los estadios generaron una reacción por parte de la conducción del Sindicato.

Ese año Marchi fue noticia pero no por la defensa de los derechos de sus afiliados, sino por una escucha telefónica que tuvo con Julio Grondona y que difundió Luis Majul en su programa La Cornisa, en la que hablaban de un contrato con dos empresas (EA y Konami) que explotan los juegos PES y FIFA. “Ellos dicen que Sudamérica es un buen negocio pero que no saben cómo entrar porque es un quilombo. Yo les dije: ‘Los derechos los tiene la Conmebol y los maneja el presidente de la AFA Julio Grondona’. Si quieren hablar con él, me dan la tarjeta, me llaman, vienen a Buenos Aires y yo les hago la reunión”.

afip

En Abril de 2016 Sergio Marchi y Carlos Alberto Pandolfi, tesorero de futbolistas agremiados, fueron embargados por la jueza Servini de Cubría por un monto de 10 millones de pesos a cada uno por el delito de administración fraudulenta agravada por haberse cometido en perjuicio de una administración pública. La jueza investiga el presunto desvío de 2.191.811 dólares de la Fundación El Futbolista, una ONG presidida por Pandolfi. El 31 de agosto de 2009, 11 días después de la firma del contrato entre la AFA y el programa Fútbol para Todos, la ONG firmó su propio convenio con la entidad de Viamonte al 1300: cobraría un 2 por ciento del bruto del dinero público destinado al fútbol. Lo que equivalió  a unos 6 millones y medio depositados a lo largo de siete años.

Mientras las conducción del sindicato hacía negociados con la patronal de AFA, los jugadores de fútbol profesional del ascenso y de primera siguen esperando por condiciones seguras en los estadios y salarios pagos en tiempo y forma.

Luego de varios conflictos por deudas salariales de las dirigencias con sus jugadores y empleados del club, en Marzo de 2017 reapareció Sergio Marchi. Fue en el contexto de la publicación de las deudas de la mayoría de los clubes con AFA, de la evasión impositiva de AFA con AFIP y la privatización de la televisación del fútbol argentino. “Hasta que no aparezca la plata no jugamos”, desafió Marchi. La huelga duró 80 días. La AFA se comprometió a pagar la deuda existente con los planteles del fútbol argentino. A pesar del dinero que el gobierno de Macri y la AFA pusieron para desactivar la huelga, el conflicto de fondo continúa. Suba de tarifas mediante, varios clubes de primera y de ascenso, reincidieron en la deuda con sus trabajadores. El caso más paradigmático es el de Quilmes: a los futbolistas de esta institución le deben 4 meses de sueldo. Hace varios años, los jugadores quilmeños vienen llevando a cabo medidas intermedias como no concentrar o entrenar. Estas acciones cuentan con el apoyo de su hinchada y la indiferencia total de la conducción del gremio.

Preguntas pendientes


¿Quien es sergio Marchi?  ¿Porque defiende a la patronal de Boca? proponemos una respuesta simple y concreta: Sergio Marchi es un fiel exponente de la burocracia sindical, representa a un sindicalismo entreguista y corrupto.

El fútbol es un juego, además es muchas cosas más. También un negocio. En la Argentina de hoy, el negocio del fútbol implica la carencia absoluta de democratización y elecciones en AFA desde hace 40 años, prohibición de hinchadas visitantes, 323 personas muertas en los estadios de Argentina (datos de la ONG, Salvemos al Fútbol) casi todas a causa de la violencia barrabrava y gatillo fácil de la policía. A eso hay que sumarle arbitrajes polémicos en instancias definitorias, redes de trata en las inferiores de los clubes y un sindicalismo dispuesto a reinterpretar su convenio en función de los intereses del equipo más poderoso de la Argentina.

Se impone una última pregunta: Si todo el mundo del fútbol sabe que Boca terminará vendiendo o cediendo al colombiano Sebastián Pérez en este mercado de pases ¿Porque no espera a realizar dicha transacción? De esta forma se hubiese evitado todo tipo de polémicas, apariciones innecesarias de sindicalistas desgastados que terminan generando el terreno fértil para incrementar las suspicacias y el descreimiento generalizado que existe sobre los arreglos en el fútbol.

Ante esta pregunta solo podemos elucubrar varias hipótesis. Algunas ya las deslizamos en esta nota: desde la necesidad del técnico de tener al jugador (Olaza) trabajando lo antes posible en el plantel, hasta el contexto de la AFA y la Casa Rosada bostera dando una demostración real de su poder, intentando disciplinar y reordenar el fútbol argentino a su conveniencia. Probablemente, la respuesta se debe a una multiplicidad de causas. Podemos afirmar que no tenemos pruebas suficientes para demostrar cabalmente ninguna de estas teorías. Por lo que solo vamos a proponer otra respuesta simple y fáctica: El Boca de Angelici lo hace porque tiene el poder para hacerlo.

DEJÁ TU COMENTARIO