La Justicia federal inició investigaciones para determinar si Cambiemos utilizó aportantes falsos para blanquear dinero durante la última campaña electoral del oficialismo en la provincia de Buenos Aires.

El fiscal federal Jorge Di Lello abrió una investigación, a lo que se sumó una denuncia de Lucas Schaerer, de la fundación La Alameda, liderada por el dirigente Gustavo Vera, y que quedó a cargo del juez federal Sebastián Casanello, según trascendió.

Se trata de dos causas surgidas a partir de un informe periodístico en el que se denunció que la coalición Cambiemos habría usado el nombre de beneficiarios de planes sociales para blanquear dinero de campaña.

Los denunciados por La Alameda son los senadores Esteban Bullrich y Gladys González y los diputados Graciela Ocaña y Héctor Flores, quienes encabezaban las listas del oficialismo en la provincia.

Según trascendió, Casanello recibió la denuncia y la envió a la fiscalía de Carlos Stornelli para que dictaminara si corresponde abrir una causa.

Este lunes, Unidad Ciudadana reclamó al presidente Mauricio Macri y a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, que den explicaciones ante la Justicia en torno a la denuncia periodística sobre una supuesta maniobra fraudulenta de blanqueo de dinero en la campaña electoral de Cambiemos en los comicios del año pasado en la provincia de Buenos Aires.

OCAÑA ACT V3

Según una investigación del programa El Destape, el oficialismo habría hecho figurar como aportantes de la campaña a por lo menos 200 beneficiarios de los programas “Ellas Hacen” y “Argentina Trabaja”, quienes al ser consultados por ese medio desmintieron haber contribuido a ese fin.

Al tomar conocimiento de la grave denuncia, desde Cambiemos respondieron que están revisando todos los documentos y que colaborarán con la Justicia. Según argumentaron fuentes del espacio que gobierna, todos los aportantes cuestionados son afiliados de Pro y no hay ilegalidad alguna en que tuvieran planes sociales, que -afirmaron- les fueron otorgados antes de la llegada de Cambiemos al Gobierno.

Además, contrapusieron el importe total de aportes informado en la campaña, por 86 millones de pesos, con lo que habrían sumado los aportantes cuestionados, unos 400.000 pesos.

Sin embargo, el Destape fue a buscar a las personas cuyos nombres aparecían en el listado y, no solo afirmaron que ninguno de ellos había hecho tal aporte, sino que además su situación económica lejos está de poder asumir un gasto semejante.

La mayoría de ellos resultaron ser personas que se encuentran en una situación de pobreza y vulnerabilidad económica, residen en asentamientos o villas, y no cuentan siquiera con los servicios básicos garantizados, en incluso, en muchos casos, ni siquiera pueden garantizarle las comidas diarias a sus hijos.

Falsos aportantes

Uno de los casos es el de Luis Jaime, un hombre de Villa Itatí, partido de Quilmes, cuyo documento finaliza en 018, quien figuraba como aportante de $350 a Ocaña y otros $350 a Bullrich.

Consultado por El Destape, Jaime contó que cobra “doscientos pesos por día haciendo changas” y que últimamente “cuesta más llevar el pan a la casa”, por lo que “jamás haría una cosa así como aportar dinero y menos al Gobierno”.

“Son unos sinvergüenzas de mierda”, sentenció Jaime al enterarse de que su documento había sido usado por Cambiemos para blanquear aportes negros de la campaña el año pasado.

Otro de los casos es el de Sonia Villán, una joven de 31 años también de Villa Itatí que figura aportando $750 a la campaña de Graciela Ocaña y otros $650 a la de Esteban Bullrich con su DNI terminado en 736.

En sintonía con las expresiones de Jaime, Villán sostuvo que “jamás le daría plata” a los aliados del gobierno ya que su situación económica es “insostenible”. Incluso, Villán contó que envía a sus hijos a un comedor social de día ya que sólo puede garantizarles una sola comida diaria.

DEJÁ TU COMENTARIO