La deuda externa -pública y privada- llegó en el primer trimestre del año a 253.741 millones de dólares y aumentó 19.192 millones respecto del ultimo trimestre del año anterior.

Según el Informe de Balanza de Pagos del INDEC, la cuenta corriente acumuló en el primer trimestre del año a un déficit de 9.623 millones de dólares.

La deuda externa aumentó, en el primer trimestre del año, en 54.873 millones de dólares, lo que que equivalió a un incremento del 27,5% en forma interanual, desde el pasivo de 198.868 millones de un año atrás.

El aumento se debió principalmente a las emisiones de deuda del gobierno general y del Banco Central.

A fin de marzo último el 60% de la deuda correspondió al Gobierno general; 9% al Banco Central; 3% a las sociedades captadoras de depósitos, el 1% a otras sociedades financieras y el 27% a sociedades no financieras y hogares.

En este estado de cuenta no se cuenta todavía el crédito que por 50.000 millones de dólares el gobierno tomó en el acuerdo con el FMI.

El presidente Mauricio Macri durante el encuentro con la titular del FMI Christine Lagarde en la quinta presidencial de Olivos Foto Juano Tesone 16 03 2017
El presidente Mauricio Macri durante el encuentro con la titular del FMI Christine Lagarde en la quinta presidencial de Olivos
Foto Juano Tesone

El 87% de la composición de la deuda externa a valor nominal, por tipo de moneda, está nominada en moneda extranjera. La mayor proporción, en un 68%, es en dólares.

En el primer trimestre del año la cuenta corriente registró un déficit de 9.623 millones que significó un aumento del 34,4%, respecto del pasivo de 7.158 que registraba en marzo del año pasado.

El INDEC señaló que este aumento se explica por los saldos negativos en la balanza de bienes y servicios de 5.279 millones de dólares y en los ingresos primarios de 4.514 millones, y por un superávit de ingresos secundarios 170 millones de dólares.

En el período relevado por el organismo la cuenta financiera mostró un ingreso neto de capitales de 10.083 millones y por efecto de las transacciones de la balanza de pagos, las reservas internacionales se incrementaron en 6.153 millones de dólares, respecto del primer trimestre de un año atrás.

Al 31 de marzo pasado la economía argentina registró una posición de inversión internacional neta acreedora a valor de mercado de US$ 27.304 millones, US$ 4.426 millones mayor que en el trimestre anterior.

Más deuda

Con los datos frescos de la abultada deuda que contrajo la administración Cambiemos en los primeros tres meses de este año, el Gobierno dispuso hoy ampliar la emisión de dos Letras del Tesoro, por un total de 800 millones de dólares, “en el marco de una estrategia financiera integral y del programa financiero” para 2018.

La decisión se tomó a partir de una resolución del Ministerio de Hacienda, publicada este miércoles en el Boletín Oficial.

Una de las Letras, emitida originalmente el 11 de julio del año pasado por el ex Ministerio de Finanzas, tiene fecha de vencimiento el 12 de octubre próximo y se amplió en 300 millones de dólares.

La otra -que se lanzó al mercado el 13 de marzo último y vencerá el 22 de febrero de 2019- se amplió en 500 millones de dólares, de acuerdo con el texto oficial.

La resolución lleva la firma del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Panorama recesivo

Son numerosos los economistas, incluso liberales, que han advertido sobre el peligro que implica la estrategia del gobierno nacional de endeudar al país todo lo que se pueda para financiar el déficit fiscal.

La confianza de los mercados internacionales tras el acuerdo con el FMI, sumado a la reciente calificación de la Argentina como mercado emergente, son factores que le allanan aún más el camino al Gobierno para abusar del crédito. Pero la esperada lluvia de inversiones aún no llega, y ya ni los funcionarios más cercanos a Mauricio Macri pueden negar que el país ingresa en una situación de fuerte recesión económica, acompañada de una indomable inflación.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, admitió este martes durante una reunión en Casa Rosada que se vienen “meses recesivos” como consecuencia de los shocks externos y la crisis cambiaria, pero se mostró confiado en que el año terminará con signo positivo.

“Es probable, ya lo han dicho nuestros propios responsables de la economía, que producto de los shocks externos que hemos tenido y la crisis cambiaria, eso va a tener un efecto de algunos meses más recesivos, pero creemos que de todas formas este año va a terminar en crecimiento. Y el año que viene vamos a retomar el crecimiento”, destacó Peña.

DEJÁ TU COMENTARIO