Madrugué y Dios no me ayudó,

hice de tripas corazón

y me llené de mierda.

Para los grandes males

nunca tuve remedio,

le dí tiempo al tiempo

y el tiempo

me robó la vida

Entonces decidí

que hay que meterse

en la boca del lobo,

echarle leña al fuego,

tirar la piedra

sin esconder la mano.

1 COMENTARIO

DEJÁ TU COMENTARIO