Foto: La Obrera Colectivo Fotográfico

En esta quinta audiencia del juicio oral por el crimen de Nehuen Rodríguez se conoció el veredicto: el juez Julio César Baez, del Tribunal Oral Criminal 4, condenó por homicidio culposo agravado al oficial Daniel Germán Castagnasso. Llegó el momento en que el Poder Judicial dictaminó justicia; familiares y amigas/os de Nehuen esperaban que repare algo del dolor que han transitado. Pero les quedó sabor amargo saber la condena sin cárcel obligada: 3 años de prisión en suspenso (condicional) y 6 años de inhabilitación para conducir cualquier vehículo automotor. Además, se espera la definición del sumario policial que podría dejarlo fuera de las fuerzas de seguridad. “Desde un principio supe que la justicia que iba a tener era social, con ustedes compañeros, y no con este poder judicial corrupto. Como me temía, el juez Julio Báez se acopló al hijo del asesino Ibérico Saint Jean, el fiscal Marcelo Saint Jean, que pidió 3 años. La lucha continúa”, concluyó Roxana Cainzos, para todos y todas Roxy la mamá de Nehuén, tras lograr una condena después de más de tres años de lucha.

Foto: La Obrera Colectivo Fotográfico
Foto: La Obrera Colectivo Fotográfico

Por otro lado, el juez Baez ordenó que se inicie un proceso de investigación por falso testimonio contra el acompañante de Castagnasso en el móvil policial, el subinspector José Daniel Soria Barba. Asimismo, ordenó investigar el accionar del personal policial que participó en el procedimiento inicial porque se perdieron valiosas pruebas que podrían precisar aún más cómo Castagnasso embistió a Nehuen violando no solo las normas de tránsito sino también el protocolo policial. Roxy destacó estas medidas del veredicto como positivas: “Nos dejó abierta la posibilidad de seguir el juicio en una investigación contra Soria Barba por falso testimonio y también para investigar la escena de ese día que fue tocada. Y contra el perito de Castagnasso que decía que iba a 37 km/h, que se comprobó no fue así. Lo más triste de todo esto es lo que pidió el fiscal en el alegato. El atenuante por un llamado al 911, código 2, moderado, no les autoriza a cruzar en rojo, ni a contramano a toda velocidad como iba Castagnasso. Ahí es donde lo cubre su acompañante oficial a cargo, Daniel Soria Barba. Naturalizan de esa manera que los patrulleros vayan sin sirena a contramano, cruzando en rojo y atropellando a todo aquel que se le cruce porque no tenemos una señal de alerta. Esto me parece terrible y aberrante, pero de quien viene, que es un fiscal que no debería haber estado nunca en mi causa pero, oh casualidad, apareció”.

Foto: La Obrera Colectivo Fotográfico
Foto: La Obrera Colectivo Fotográfico

En tiempos de la “doctrina Chocobar” se hace oír la organización popular. La radio abierta sonó desde las 9 de la mañana en las calles de Tribunales. Desde temprano se ocupó la esquina de Lavalle y Talcahuano, donde se escucharon las palabras finales de Castagnasso: “Lo único que tengo para decir es que confío en la justicia”. Silencio e indignación. Acto seguido, el juez ordenó un cuarto intermedio que duró cuatro horas. Más ansiedad e incertidumbre. Pero familiares y amigas/os hicieron el aguante en la calle, acompañados por numerosas organizaciones políticas y sociales que esperaron el momento de la lectura. Y en esto, los tiempos del Poder Judicial conspiraron contra lo que todos esperaban: Castagnasso no estuvo presente en la sala cuando se leyó la sentencia. El veredicto también duró apenas minutos y se escuchó en la radio abierta emitida por los medios populares que acompañaron.

Foto: La Obrera Colectivo Fotográfico
Foto: La Obrera Colectivo Fotográfico

Concluyó un primer paso en la búsqueda de justicia. El valiente accionar de sus familiares y amigas/os, junto al acompañamiento de organizaciones políticas y sociales, lograron que el crimen de Nehuen Rodríguez no quede impune. Roxy cerró la jornada de la mejor manera posible en medio de su dolor: “La lucha continúa, está acá en las calles; ellos son una corporación muy fuerte a la que solo les importa el uniforme y con eso alcanza para cubrirse en todo lo que sea necesario, en cualquier asesinato. Por eso nosotros pedimos esto: la unión de todos ustedes, de los vecinos, de los amigos, de los familiares, teniendo en cuenta que política hay en todos lados y que en estas causas de derechos humanos nos tenemos que unir y ser uno”. Totalmente agradecida por todo lo que sus vecinos le brindaron en estas cinco audiencias Roxy destacó el acompañamiento de todas las madres víctimas de violencia institucional: “Me enseñan en esta lucha para poder seguir”.
Se oyó bien fuerte: “¡Nehuén Rodríguez presente, ahora y siempre!”. También se cantó, quizá para Soria Barba, tal vez para el mismo Castagnasso, por qué no para Saint Jean: “Como a los nazis les va a pasar, adónde vayan los iremos a buscar”.

*Cobertura, radio abierta y nota realizada en conjunto por FM La Caterva, FM Riachuelo, Radio Gráfica, La Retaguardia, Agencia Paco Urondo, Sur Capitalino, La Obrera Colectivo Fotográfico, FotoSur

DEJÁ TU COMENTARIO