Hasta hace no mucho tiempo, un femicidio era un “crimen pasional”, los chistes homofóbicos y sexistas eran el grueso del contenido de la pantalla caliente, y los productores de Dulce Amor no le daban bola a Calu Rivero cuando ella les reclamaba que Juan Darthés la acosaba durante las filmaciones. Hoy, los crímenes pasionalesson femicidios, Jorge Rial aparece con el pañuelo verde en el living de Intrusos hablando de feminismo junto a voceras del movimiento, y Juan Darthés renunció a la tira que protagoniza por la presión que le generaron todas las acusaciones en su contra.

Todavía estamos bastante lejos de la utopía feminista con la que sueño, porque en definitiva, nos siguen matando cada 18 horas, -entre otras cosas- pero quiero pensar que estamos arrimando el bochín: el movimiento de mujeres es más fuerte que nunca, y estamos viviendo un cambio de paradigma gigante que está empezando a mover cimientos. Acá, y en muchísimas otras partes del mundo.

Si antes el feminismo casi no tenía representación en los medios, ahora está en boca de todos. Y eso es importante, porque llega a más personas que quieren sumarse a la causa, y tiene más potencia para instalar temas como el derecho al aborto seguro, gratuito y legal, por ejemplo. Pero como dice el cuadro de Goya: El Sueño de la Razón Produce Monstruos, la nueva ola feminista también produce engendros y situaciones paradójicas para reflexionar: por ejemplo, que Mauricio Macri se haga llamar “feminista tardío”. 

Macri feminista

“La nueva ola feminista también produce engendros y situaciones paradójicas para reflexionar: por ejemplo, que Mauricio Macri se haga llamar feminista tardío””.

Pero no solo los referentes políticos se apropian de este término. Así como el Che Guevara llegó a las remeras para transformarse en un ícono de moda vaciado de sentido, el feminismo también está siendo apropiado por el engranaje capitalista, y regurgitado en la sociedad como un nuevo producto de mercado -sin su componente revolucionario-. Es así que que esta palabra se subió a las pasarelas de París, estampado en las blusas de las firmas de la alta costura; y las cantantes que marcan el pulso del consumo pop se identifican como feministas y hacen de esto la temática de sus productos. Eso sí: pregonan un feminismo acorde al consumo masivo, generalmente blanco y heterosexual, sin conciencia de clase.

Ahora, me pregunto: si entendemos el feminismo como un movimiento revolucionario, combativo y popular, ¿sirve este feminismo-producto de bajas calorías sin conciencia de clase? Si una pibita googlea feminismo porque Beyoncé dijo que lo es, y a partir de eso empieza a transitar su propio camino de deconstrucción y empoderamiento, y frena al novio cuando él le insiste para coger sin forro, por ejemplo, bueno entonces sí, vale la pena.

Foto: Leyre Ferrando
Foto: Leyre Ferrando

“El feminismo también está siendo apropiado por el engranaje capitalista, y regurgitado en la sociedad como un nuevo producto de mercado”.

Abriendo un paréntesis: me pregunto cómo habría sido mi vida si a los diez años, hubiese visto a Abril Lavigne salir al escenario con una remera que diga FEMINISTA. Tal vez, no hubiese estado diciendo hasta los 22 que no soy ni machista ni feminista, no me gustan los extremos ni culpar de todo a los hombres, mientras vivía atormentada por varones que me hacían sentir menos que cero. Cierro paréntesis.

Es innegable que una de las características de la ola feminista que nos está inundando ahora, es que es mucho más masiva que las anteriores, y festejo que salga de los claustros para que cada vez más se sumen al movimiento.

Pero ahora volvamos a los monstruos y engendros. Está claro que Mauricio Macri no tiene un pelo de tonto. –¡Ay, cómo me costó escribir eso último!-. Y muchísimo menos tonto es su gurú ecuatoriano Jaime Durán Barba, que logró que más de la mitad de un país se identifique con un tipo que no es ni radical ni peronista, y que es el ápice de los privilegios de la sociedad: hombre, heterosexual, millonario, blanco, y hasta me arriesgo a decir que nunca pisó un transporte público.

Macri feminista 3

Lo que hizo muy bien Jaime es la lectura de los tiempos que corren: frente a la grieta, planteó para Macri una mirada conciliadora, que no apela a ninguna ideología aparente, lo cual, también es una posición política.

En ese sentido, la  nopolítica es la mejor política, con la que ganamos todos: estamos juntos en esto, hay que tirar para adelante: un discurso que invisibiliza y anula cualquier tipo de lucha. Y ahora que el feminismo salió de la militancia territorial y de las universidades para instalarse en los medios masivos y hasta en las vidrieras, él entendió muy bien que el PRO no puede quedarse atrás. Ahora, no ser feminista es cada vez más políticamente incorrecto, hasta para la derecha.

Por eso, no me sorprende que en una misma entrevista, -con Luis Majul, en La Cornisa- se haya definido como “feminista tardío”, que al mismo tiempo está a favor de la vida”, como si estar a favor del aborto fuese estar a favor de la muerte.

En la política descubrí trabajar con la mujer, ya que antes había trabajado en el sector automotriz y luego en el fútbol. Le debo a la política mi relación con la mujer, dijo, dando a entender que el sector automotriz y el fútbol son cosas de hombre, y el feminismo, de mujeres. Sin embargo, en 2014 él ya estaba en la política, y aseguró que a las mujeres les gustan los piropos, aunque les digan qué lindo culo tenés; y además, por otro lado, vació durante su gestión políticas públicas contra la violencia de géneroentre muchísimas otras cosas.

Macri que lindo culo

Él claramente no es un feminista tardío, él no tiene ni idea de qué es el feminismo.

Algo similar ocurrió el día del 8M: periodistas de Radio Mitre, del programa Encendidos en la Tarde, apoyaban la marcha y al movimiento, pero alentaban a las mujeres a no ir con pancartas a favor del aborto porque consideraban que es un tema que no representa a todo el colectivo, y que divide.

Realmente, ¿es inocente que periodistas hombres, formadores de opinión, desinformen a la audiencia diciendo que no todas las feministas están a favor de despenalizar el aborto? Entiendo que el feminismo es un movimiento heterogéneo con muchos debates internos, pero el acceso al aborto legal, seguro y gratuito es algo en lo que todes estamos de acuerdo: es imposible ser feminista y empatizar más con un feto que con una persona gestante.

¿A qué voy con todo esto?  A que hay que detenernos en estos casos en los que el patriarcado se apropia de términos como feminismo, para ocuparlos, ganar terreno y vaciarlos de sentido. El feminismo los incomoda, eso está claro: les incomoda que tomemos las calles, les incomoda el poder que estamos ganando, les incomoda pensar que ahora no pueden seguir reproduciendo sus usos y costumbres machistas sin esperar una reacción a cambio. Les incomoda que nos besemos y que cojamos sin ellos, no les cierra esto de que andemos adoptando bebés, ni impulsando movimientos que no los tienen como protagonistas. Les jode que protestemos en tetas y pintemos paredes. Sobre todo, que pintemos paredes. Y patrulleros. Y que digamos muerte al macho, porque les suena violento, y que queramos abortar sin ser criminalizades, porque lo vamos a hacer igual.

“Les incomoda que nos besemos y que cojamos sin ellos, no les cierra esto de que andemos adoptando bebés, ni impulsando movimientos que no los tienen como protagonistas”.

Les molesta, les pica, les jode. Y como se dan cuenta que ya NO pueden seguir diciendo yo estoy a favor de la igualdad, no del feminismo, porque esa postura quedó hasta demodé, están usando todos los dispositivos que tienen a su alcance para construir un feminismo que les quede cómodo: un feminismo que no cuestione los privilegios de los varones cis, un feminismo sin conciencia de clase, calmado, calladito, que no grite, que no estorbe, que festeje el día de la mujer con bombones y flores. Un feminismo cool y educado, como Juliana Awada, moderno y vanguardista, pero que no mata bebés, porque está “a favor de la vida”. Un feminismo pasado por agua, donde las asperezas se diriman sin enojarnos, porque hombres y mujeres estamos para complementarnos y todos tiramos juntos para adelante. Les parece que está bien que exista una sociedad más igualitaria, pero en el fondo, se mueren de solo pensar en un escenario en el que en los asados nosotras hagamos el fuego y la carne, ellos, las ensaladas.

El feminismo es un movimiento revolucionario, que plantea hacer visible un poder aparentemente invisible, para cuestionarlo y desestabilizarlo. Uno puede pensar que solo apunta a las relaciones entre los géneros, pero si uno realmente se hace carne en la frase todo lo personal es político, entiende que estas transformaciones van más allá. Creo que es inevitable pensar que si logramos poner en jaque las relaciones desiguales que se dan dentro los núcleos familiares, ese cuestionamiento no va a llegar a otras esferas e instituciones. Y eso, sobre todo, les da mucho miedo.

Por eso, frente a este falso feminismo que representa los intereses de quienes no quieren perder sus privilegios, es fundamental seguir organizándonos y seguir militando un feminismo con los puños en alto: que no los represente a ellos, que ellos ya tienen demasiados voceros a su servicio; sino que nos refleje a nosotres y a nuestras necesidadades, que cuestione, deconstruya, combata, luche, grite, escrache, que no deje pasar una, que se enoje, que nos contenga, y no solo a las mujeres blancas y hegemónicas: que sea realmente inclusivo, que nos abrace, que nos una, que nos empodere, que nos encuentre y que nos hermane.

5 COMENTARIOS

  1. Absurdo desde el inicio mezclando aborto con asados. Hablando de “feto o persona” cuando el feto es la forma primigenia de una persona… Lo bueno de la libertad de expresión es que no todos caerán en su mentira de igualdad. El feminismo como movimiento POLÍTICO siempre va tener dentro Gante a favor y en contra de distintas líneas políticas así como el peronismo o el radicalismo. Etc.
    Pensar que si no estás a favor del aborto no podes ser feminista es un pensamiento retrógrado. Te invito a repensar si es que pensas. Saludes

  2. Hasta ahora lo mas moustroso que leí fue esta nota y no solo por la cantidad de sin sentidos que hay en ella, si no por que alienta a los mas chicos a tener esos pensamientos socialmente destructivos.

  3. No tengo ganas de morir porque no haya feminismo con conciencia de clase. Justamente porque el feminismo es por definición transversal. Unas cuantas cosas con las que no acuerdo: matar al macho (ni a ninguna otra persona), simbolizar el poder en quién hace qué comida, decir todes y nosotres (esnobismo boludo si los hay), el puño en alto y otros detalles … Me pregunto si lo femenino se identifica con protestar en tetas, simular frente a la catedral abortos que ya no se hacen (hoy son químicos), eliminar a los varones de nuestra vida sexual. En fin, chicas. Seamos razonables … o razonablas o razonablos. Y dejémonos de joder con identificar todo lo que no nos gusta con un tipo que, mal que nos pese, es presidente. Y lo es porque sacó tantos votos como esa mina millonaria gustosa de las joyas que se fue luego de casi una década dejando un tercio del país en situación de pobreza, y que ustedas volverían a votar.

DEJÁ TU COMENTARIO