Unos 850 puestos de trabajo corren serio peligro ante el posible cierre del supermercado Jumbo-Easy ubicado sobre la avenida Bullrich, en el barrio porteño de Palermo. ¿La razón? La disputa entre la Ciudad y la empresa por el enorme terreno público donde está emplazado, ya que la administración Pro quiere recuperarlo para un proyecto urbanístico-inmobiliario. En el medio, crece la angustia de casi mil familias que podrían quedar en la calle.

En 1996, hace más de 20 años, el entonces presidente Carlos Menem cedió este enorme terreno perteneciente al Ejército Argentino a la empresa multinacional chilena Cencosud, para que instalara allí el hipermercado Jumbo. La Ordenanza 50.293 establecía la rezonificación de un predio de 44.766 metros cuadrados, ubicados entre las avenidas Bullrich, Santa Fe, Luis María Campos y el Ferrocarril Mitre. Gracias a esta medida, con el pago de un canon irrisorio, Cencosud podría explotar el terreno emplazando un enorme centro comercial, donde se instalaron además de Jumbo Easy, que comercializa herramientas y artículos para el hogar, y otros locales de gastronomía, juguetería, electrónicos e indumentaria.

Ahora, el Gobierno de la Ciudad quiere recuperar ese terreno para comercializar las tierras públicas. El proyecto, que fue presentado el 22 de noviembre de 2017 y ya está siendo tratado en la comisión de Planeamiento urbano de la Legislatura porteña, establece que el 65% de la superficie sea reconvertido en espacio público, y que el 35% restante se destine a proyectos inmobiliarios. La iniciativa forma parte de la serie venta de tierras públicas millonarias que viene realizando el Gobierno a través de la Agencia de Bienes del Estado y la Ciudad (AABE).

Hay un detalle no menor. Al interior de este predio estratégico que conecta geográficamente el exclusivo barrio de Las Cañitas con la zona conocida como Palermo “Hollywood”, se encuentra el Pabellón Argentino, el único edificio que, aunque muy deteriorado, se conserva aún de los veinte que se erigieron en la Ciudad para los festejos del Centenario en 1910. La construcción fue galardonada con la medalla de oro de la Exposición Ferroviaria y de Transportes Terrestres de ese año, y en 2010 fue declarada Monumento Histórico Nacional. Pero la realidad es que la majestuosa obra arquitectónica está completamente arruinada. Ubicada detrás del estacionamiento del centro comercial, apenas visible, se encuentra en total estado de abandono. Y no se puede visitar por razones de seguridad.  

1003pabellonbicentenarioobregongjpg-208994

Eva Serrano, cajera de Easy y referente de la lucha de los trabajadores y trabajadoras de Cencosud Palermo, explicó en diálogo con Contratapa los alcances del proyecto del Gobierno porteño, y lo que implicaría su aprobación, tal como fue enviado a la Legislatura, para las 850 familias afectadas.

“Ellos quieren el terreno, no otra cosa. La empresa también lo quiere, pero dice que no lo puede comprar”, contó la joven a este medio. Cencosud tiene 9.754 millones de dólares declarados en 2012 en AFIP y más de 16 marcas mundiales. Además de Argentina, opera en Chile, Brasil, Colombia y Perú. Aunque el 27% de sus ingresos proviene únicamente de nuestro país.

La multinacional chilena aduce no ser responsable ante un eventual cierre, por lo que tampoco ofrece reubicar a la gente en otras sucursales. Ante este panorama, los empleados y las empleadas de Jumbo-Easy viven “una situación de angustia terrible”, describió Serrano.

Easy Jumbo

“Muchos creyeron que se podía resolver, pero después de haber escuchado a la empresa hay muy pocas expectativas. La mayoría de mis compañeros y compañeras es gente muy tranquila, sin experiencia gremial. Ninguno es de tocar el bombo, ni nada. Nos tenemos que reunir a escondidas, porque ninguno de los que encabeza esto tiene fueros. Pero entienden que si no se movilizan, esto termina mal. Hay compañeros de 50 o 60 años que saben que si Jumbo cierra ya no se van a poder reinsertar en el mercado laboral. Después de esto, quedan en la calle”, graficó la trabajadora.

El pasado lunes 5 de marzo, los trabajadores y las trabajadoras de Jumbo- Easy marcharon a la Legislatura para presenciar una audiencia pública realizada en la comisión de Planeamiento Urbano. Allí, se manifestaron en contra del proyecto alegando la pérdida de los 850 puestos de trabajo. Hasta que, según aseguró la entrevistada, efectivos de la Policía Federal y personal de la empresa los quisieron sacar del salón.

Finalmente se aprobó, en primera lectura, una ley que prevé transformar el uso actual del Pabellón del Centenario para localizar actividades culturales, recreativas y comerciales para recuperar el predio.

PABELLON-CENTENARIO-2

A través de un texto consensuado se formalizó el cambio de zonificación solicitado por la AABE, para realizar “una iniciativa urbana integral con criterios de sustentabilidad, convivencia de usos, integración del inmueble al tejido urbano y que también prevé la creación de un ámbito donde se privilegie la accesibilidad peatonal y el espacio verde público, acorde a los lineamientos estratégicos del Plan Urbano Ambiental”, señala el texto.

Esa “integración al tejido urbano”, no sería otra cosas que la habilitación para construir edificios y generar allí grandes negocios inmobiliarios.

Los trabajadores de Jumbo-Easy Palermo presentarán tres proyectos que plantean la conservación de los puestos de trabajo, la recuperación del Pabellón Centenario, y un permiso para edificar el centro comercial de hasta 35 metros de altura, permitiendo el desplazamiento del estacionamiento y logrando así que haya acceso al monumento histórico. Sin embargo, tal como pudieron constatar tras la visita de arquitectos al lugar, el edificio del Pabellón Centenario es “irrecuperable”.

“Tiene las columnas comidas, quedó en declive y tiene un movimiento sísmico”, indicó Serrano. Y agregó que además viven allí alrededor de “300 gatos”.

La joven cajera de Easy tomó protagonismo en el contexto de resistencia dentro del establecimiento, pero no es delegada. Los delegados del sindicato de Comercio, según denuncia Eva, los abandonaron.Recién aparecieron hace algunas semanas, cuando se presentaron en la manifestación del 5 de marzo. “No les quedó otra que acompañar”, dice la referente de los trabajadores de Cencosud.

El video que acompaña esta nota es un aporte del Colectivo de Cine Clasista Silbando Bembas

El sindicato tiene una visión diferente a la nuestra. Siempre nos escondieron esta situación, desde que comenzaron a correr los rumores de cierre. Y hoy prácticamente no está jugando otro papel que el de tratar de invisibillizar esto”.

Desde el gremio pusieron a cargo del conflicto al delegado Raúl Serdeño, un dirigente que responde a la burocracia de Armando Cavallieri, que tiene causas con las trabajadoras de esa sucursal, entre ellas Serrano. Dos de esas causas son penales -una por abuso en primer grado y otra por romper una perimetral- y una causa es laboral, la primera cautelar de violencia de género en el ámbito del trabajo, que le impide a Serdeño acercarse a las empleadas denunciantes.

Serdeño

“Una vez que empezamos a denunciar el acoso del señor Raúl Sedeño, la situación fue agravándose. Dejamos de tener ingresos de mujeres, hemos sido suspendidas por 16 pesos en un fallo de caja. Todo esto una vez que empezamos a decirle a la empresa que nos estaba acosando y maltratando. En mi caso, me han dejado un perro muerto dentro del locker, y me han escrito ‘No son treinta mil, van a ser treinta mil uno’ (en referencia a los desaparecidos)”, contó la joven.   

Se estima que el tratamiento de la ley propuesta por el PRO para la rezonificación del predio será a fines de junio. Hasta entonces, y en medio de una total incertidumbre sobre su futuro, las y los laburantes de Jumbo-Easy Palermo continuarán reclamando por la preservación de sus puestos de trabajo.  

DEJÁ TU COMENTARIO