Está lejos de ser la panacea que puede resolver el problema de la salud en La Matanza, pero desde hace cuatro años, el hospital Alberto Balestrini ha mejorado la atención médica de miles de habitantes de Ciudad Evita, La Tablada, Aldo Bonzi, Tapiales, Villa Madero, San Justo, Laferrere y otras localidades del partido más populoso del conurbano bonaerense.

Desde fines de 2013, su puesta en marcha permitió descomprimir parcialmente a los desbordados hospitales Paroissien, de Isidro Casanova, y  de Niños de San Justo, lo que implicó para muchos vecinos acortar las distancias que debían recorrer para trasladarse hasta un centro de salud.

El Balestrini cuenta con clínica médica, un servicio de salud mental con atención psicológica y psiquiátrica, un consultorio de salud sexual y las especialidades de pediatría, obstetricia, clínica médica, traumatología, kinesiología, neurología, cardiología, endocrinología, dermatología, oftalmología, odontología, urología, infectología y nutrición. Posee, además, servicio de radiología y ecografía, un laboratorio de análisis clínicos que atiende al público de 7.30 a 13 y una farmacia que permanece abierta de 9 a 16. Actualmente, dos grupos de pacientes, uno de diabetes y otro de VIH se reúnen periódicamente en el hospital para abordar actividades específicas. Asimismo funciona como hospital escuela para las carreras de Medicina, Nutrición y Enfermería de la Universidad Nacional de La Mantanza.

hospital belestrini 2

Ubicado en la intersección del Camino de Cintura y la ruta 21, fue inaugurado por etapas,  lo que motivó duras críticas, muchas de las cuales respondían a chicanas partidistas: “Lo inauguraron cinco veces”, “está vacío”, “es una cáscara”, “no funciona”, “no va nadie”, repitieron incansablemente oscuros personajes que suelen frecuentar los medios de comunicación.

Si bien son muchas todavía las falencias, es necesario defender la existencia de este establecimiento, ya que la propia gobernadora María Eugenia Vidal utiliza este tipo de argumentos para negarle financiación. En una oportunidad, a poco de haber asumido, justificó el no suministro de insumos y la desestimación del reclamo de mayor cantidad de personal, con el pretexto de una reestructuración que había previsto para las áreas de salud. Hace pocos meses, fue más allá aún y declaró públicamente que no equipará ni concluirá las obras de los dos hospitales matanceros que están prácticamente terminados: el Néstor Kirchner, de Laferrere, y el Doctor René Favaloro, de Rafael Castillo. “Representan una estafa a la gente”, dijo.

Es cierto que el Balestrini no funciona hoy al cien por ciento de sus posibilidades. Está preparado para atender al público de 8 a 20, pero debido a la falta de personal  -los nombramientos se hacen con cuentagotas- no todas las especialidades atienden en los horarios de la mañana y la tarde. La entrega de turnos es limitada y puede demorar de una semana hasta un mes. En el de la tarde son muy pocos los consultorios donde se verifica movimiento. La guardia general atiende las 24 horas, en tanto la pediátrica solo de 8 a 20. Pero durante la mañana, también funciona con el sistema de demanda espontánea en buena parte de las especialidades.

Télam, Buenos Aires 04/10/2013: La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, encabezó este mediodía el acto de inauguración del hospital materno-infantil "Alberto Balestrini" en la localidad bonaerense de Ciudad Evita, partido de La Matanza. Acompañaron a la presidenta, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, el candidato a diputado Martín Insaurralde, y la esposa del ex-vicegobernador, María del Carmen Cardo y el intendente local, Fernando Espinosa. Foto: Tito La Penna/Télam/lz
Télam, Buenos Aires 04/10/2013: La ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, encabezó el acto de inauguración del hospital materno-infantil “Alberto Balestrini”. Acompañaron el ex gobernador bonaerense, Daniel Scioli, el entonces candidato a diputado Martín Insaurralde, la esposa del ex-vicegobernador, María del Carmen Cardo y el ex intendente local, Fernando Espinoza

También es verdad que el gobierno de Daniel Scioli no agilizó entre 2014 y 2015 las tareas destinadas a garantizar su pleno funcionamiento. Pero en los dos años transcurridos desde que asumió la gobernación, Vidal solo habló del Balestrini para descalificarlo y no se hizo cargo de lo que era su obligación resolver. Fue justamente a partir de diciembre de 2015 que se agravaron los problemas y aparecieron otros nuevos, como la falta de insumos de limpieza, el retaceo de medicamentos a la farmacia, la ausencia de reactivos en el laboratorio, a lo que hay que agregarle la renuncia de varios de los profesionales.

hospital balestrini 3

Como si esa fuera una excusa válida para desatenderlo, Vidal dijo que el hospital estaba “mal ubicado” y que “va poca gente”. También dijo que no abrirá hospitales nuevos porque no le interesa “cortar cintas”.

Solo con caminar los barrios aledaños se puede observar que, para los habitantes de los barrios más próximos, su puesta en marcha permitió contar con un establecimiento sanitario de importancia a quince o veinte minutos de colectivo. Cabe acotar que, a proximidad en materia de salud pública es uno de los tantos factores que desestima la actual gestión, alejada de las necesidades reales de la población.

Télam, 17/10/2016 Buenos Aires - El presidente de la Nación, Mauricio Macri junto a la gobernadora María Eugenia Vidal la entrega de ambulancias, a la provincia de Buenos Aires, durante un acto en la Dirección Nacional de Emergencias Sanitarias (DINESA). Foto: Garelli
Télam, 17/10/2016 Buenos Aires – El presidente de la Nación, Mauricio Macri junto a la gobernadora María Eugenia Vidal la entrega de ambulancias, a la provincia de Buenos Aires, durante un acto en la Dirección Nacional de Emergencias Sanitarias (DINESA). Foto: Garelli

Que el Balestrini no está paralizado –como mienten tantos medios masivos de comunicación- lo saben bien las cientos de personas que se atienden diariamente en los diferentes servicios del hospital y los internados que ocupan gran parte de las 150 camas con que cuenta, aún cuando sufren las innúmeras dificultades del sistema público de salud en el conurbano bonaerense, no tan distintas de las que padece la ciudad de Buenos Aires, consecuencia de políticas que consideran que la salud es un gasto que debe ser recortado. Estas limitaciones se ven agravadas por las restricciones aplicadas en el área de la previsión social, de las que son clara muestra la baja en la provisión de medicamentos gratuitos a los jubilados del PAMI y la quita de pensiones a quienes padecen discapacidades o enfermedades crónicas que, pese a las afirmaciones mentirosas de los funcionarios, no han sido restablecidas sino en parte.

nota balestrini

Las perspectivas no abonan el optimismo, si se consideran los cambios que se introducirán en las prestaciones previstas en el proyecto de Cobertura Única de Salud, que según los especialistas tendrán efectos negativos sobre la gratuidad y los alcances del sistema público. Porque los pobladores de los barrios humildes no deben ser rehenes de las disputas políticas y porque es indispensable pelear contra la privatización de la salud, hay que defender al Balestrini.

Artículo publicado originalmente en el sitio La Esquina 

LEÉ MÁS SOBRE SALUD EN CONTRATAPA

Salud pública en la provincia: la otra cara de la alegría

DEJÁ TU COMENTARIO