“Situación en Radio Nacional: no hubo despidos. 16 contratos eventuales vencidos al 31 de diciembre no fueron renovados”, informó en Twitter la cuenta oficial del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, mensaje que además fue compartido en esa red social por la directora de la emisora, Ana Gerscherson.

Así, el ente oficial salió a responder al Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), cuyo secretario adjunto, Carlos Saglul, denunció las cesantías en la radio pública y que no había existido una comunicación oficial a las personas afectadas.

“La perversidad es tal que los compañeros llegan, fichan y se enteran que están afuera porque el sistema no los toma”, afirmó Saglul en declaraciones periodísticas.

El representante gremial indicó: “Todos se sorprenden cuando no los dejan entrar. Ellos, en tanto, alegan que no tienen una lista pero avisan que si el reloj no los deja fichar, entonces
fueron despedidos”.

En tanto, la escritora Claudia Piñeiro señaló a su vez a través de una red social: “En Radio Nacional vas hoy y fichás, si el sistema no te reconoce tenés que pegar media vuelta e irte, fuiste despedido. Parece un capítulo de Black Mirror, de esos bien oscuros y crueles”.

La situación de Radio Nacional se repite en otros medios estatales. El Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos adelantó una política de ajuste a través de un comunicado. A los 180 despidos y 89 “retiros voluntarios” que se produjeron en el área de contenidos de la TDA (CIARA), y a los 33 de Paka Paka, Encuentro y DeporTV, se debe sumar la situación que atraviesan los trabajadores de la Televisión Pública, quienes se encuentran en estado de asamblea permanente y denunciaron ayer el amedrentamiento del Gobierno, que dispuso la presencia de dos móviles policiales en la puerta del canal.

“Propusimos la modificación del convenio colectivo de trabajo, firmado hace 45 años y completamente obsoleto frente a los cambios tecnológicos, lo que genera altísimos costos de producción”ddialogo, afirmó el SFMyC en un comunicado lanzado el viernes.

Los trabajadores del canal pidieron una reunión con las autoridades, pero recibieron como respuesta la presencia de la policía en su lugar de trabajo. “Con un cinismo pocas veces visto, y mientras proclama entre sonrisas diálogo, pluralismo y amplitud de voces, el SFMyC –detallan los trabajadores– lanza sin previo aviso una guerra contra los periodistas y los trabajadores del único canal de gestión pública del país. Esto se lleva adelante de la mano de despidos en Radio Nacional, TDA, señales Paka Paka, Encuentro, DeporTV y el Canal de la Ciudad. La estrategia a cargo de Hernán Lombardi busca presentar a los trabajadores y sus salarios como el problema, al mismo tiempo que vacía sin pudor al canal de sus contenidos, a tal punto que, tras la renuncia del Director Ejecutivo de la Televisión Pública, Horacio Levin, en diciembre de 2017, no hay aún ninguna programación conocida, prevista o en marcha para 2018. Una curiosa forma de gestionar los contenidos de los medios públicos cuando deja a la TV Pública a la deriva, reduce horarios de trabajo que empobrecerán inevitablemente los noticieros, y anuncia la paralización total de Canal 7 durante los fines de semana, con la excusa del ´ahorro´.”

* El material audiovisual que acompaña esta nota es de Silbando Bembas, Colectivo de Cine militante clasista.

DEJÁ TU COMENTARIO